Tragedia griega

Tragedia griega

Ejemplos, autores, y orígenes de

La Tragedia Griega

 

Orígen de la tragedia griega

La tragedia griega tiene su origen en la antigua Grecia clásica, y cabe situarlo en la evolución de ciertos rituales religiosos que fueron evolucionando durante siglos y que finalmente maduraron en la tragedia que aparece plenamente definido como género teatral en ln Atenas del siglo V a.C. Se desconoce la fecha exacta de nacimiento de la tragedia griega: la primera representación durante las Dionisias (fiestas en honor al dios Donisos) de la que se tiene noticia se sabe que se celebró alrededor de 534 AC, y el primer ejemplo de tragedia que se ha conservado, Los persas de Aisylos, se remonta a 472 AC. Pero a Aishylos le habían precedido tragedias hoy perdidas pero de cuya existencia y celebridad nos hablan diversas  fuentes. Así tenemos noticia de dramaturgos como Thespis, Pratinas y Phrynichos

Historia de la tragedia griega. Autores principales

La tragedia griega, pues, tiene es género teatral de origen religioso. Tuvo  tres grandes autores, todos los cuales vivieron en esa Edad de Oro del siglo V : Esquilo (525-455), Sófocles (495 -406) y Eurípides (485-406). De esta tríada de dramaturgos conservamos un total de treinta y dos tragedias. El esplendor de la tragedia fue corto, algo menos de un siglo, pero sus obras maestras han influido en la cultura occidental y universal durante siglos hasta el día de hoy.

Características de la Tragedia Griega

Elementos y componentes

El Coro y los actores

La característica formal más importante de la tragedia es la separación  entre el coro y los personajes interpretados por los actores. Esta división se traduce en una separación espacial durante la representación. En el teatro griego, los actores se situaban frente a las gradas sobre un escenario elevado (proscenio) y el coro se colocaba al frente y al fondo del emplazamiento circular (orquesta), en cuyo centro se ubicaba el altar dedicado a Dioniso.(

El coro en la tragedia griega

Compuesto por catorce coristas y un director de coro llamado Corifeo. Los miembros del coro cantaban y bailan de acuerdo al desarrollo de la acción entre las escenas habladas. Al principio participaba más activamente pero su papel fue disminuyendo progresivamente de Esquilo a Sófocles,  a medida que evolucionó el género trágico
El coro se expresaba en verso lírico, según una serie de estrofas cantadas acompañadas de música.  No conservamos  realmente testimonio de la música de esas canciones, pero sí se sabe que normalmente las componía el propio autor, que venían a ser así artistas polifacéticos .

Los actores en la tragedia griega

tragedia griegaSiempre eran hombres, al parecer un grupo verdaderamente reducido de ellos que se iba repartiendo los diversos personajes de una misma obra; es decir, un mismo actor representaba varios papeles.
Aunque esto pueda parecernos sorprendente y a algunos críticos les cuesta creerlo, lo cierto es que los testimonios sobre este hecho son abrumadores. Según Aristóteles, hasta que llegó Esquilo toda la representación corría a cargo de un único actor y fue Esquilo el primer dramaturgo que aumentó a dos el número de actores para una tragedia, y Sófocles quien aumentó la cantidad a tres.
La cantidad de actores a lo largo de la historia de la tragedia griega nunca superó los tres: cada uno tiene dos o tres roles, aunque se podían agregar extras que no hablasen.

La trama de la obra siempre se centraba en el protagonista que llevaba el mayor peso del argumento. Cuando quedó fijado el formato de tres actores, a él se oponían el deuteroragonista y el tritagonista, siempre en un segundo plano de importancia.

Otra característica remarcable era que al principio el propio autor era uno de los actores o ¡el único! que representaba su propia obra. Con la evolución del género, sin embargo se fue estableciendo la figura de los actores profesionales. Sófocles fue el primero en no intervenir como actor en sus obras.

Estas peculiaridades obligaban al uso de de accesorios para que un mismo actor representara a s diferentes personajes:

  • las máscaras
  • traje o vestimenta identificativa de cada personaje
  • elementos o atributos característicos: el cetro para el rey, la espada para el guerrero, la corona del heraldo, el arco de Apolo o el elemento típico de cada deidad.

Los actores debían poseer tanto una buena voz y una buena dicción como  dotes para la música y el canto.

Principales autores de la tragedia griega

Como ya hemos adelantado, son tres los grandes maestros del género.

Esquilo

De este autor se tienen noticias de setenta y nueve obras, entre tragedias griegas propiamente dichas y dramas satíricos, pero solo hemos conservado sobreviven siete.

  • Las suplicantes, de datación incierta.
  • Los persas, del 472 a. C.
  • Los siete contra Tebas,  del 467 a. C.
  • La trilogía Orestíada, 458 a. C.,  integrada  por tres tragedias:
    • Agamenón
    • Las coéforas
    • Las euménides
  • Prometeo encadenado, sin datación precisa.

Sófocles

Aunque conocemos que compuso unas ciento treinta obras, entre tragedias y dramas satíricos, solo se han conservado siete tragedias. Sin embargo entre ellas están algunas de las tragedias griegas mejor valoradas por la crítica históricamente. He aquí el listado:

  • Áyax445 a. C.;
  • Antígona  442 a. C.;
  • Las Traquinias  sin fecha precisa;
  • Edipo Rey, 430 a. C.;
  • Electra, de  fecha incierta;
  • Filoctetes, 409 a. C.;
  • Edipo en Colonol 406 a. C.

Eurípides

De Eurípides se tienen noticias de noventa y dos tragedias. De ellos, sobreviven dieciocho tragedias (sin embargo alguna  de ellas es de atribución discutida  Las obras conservadas con atribución más segura son las siguientes:

  • Alcestis, 438 a. C.;
  • Medea,  431 a. C.;
  • Hipólito,l 428 a. C.;
  • Los Heráclidas  sin datación precisa;
  • Las Troyanas ,415 a. C.;
  • Andrómaca, sin datación precisa;;
  • Hécuba,  423 a. C.;
  • Las Suplicantes,  414 a. C.;
  • Ifigenia entre los Tauros, sin datación precisa;
  • Electra, sin datación precisa;
  • Helena, 412 a. C.;
  • Heracles, sin datación precisa;
  • Orestes, 408 a. C.;
  • Ifigenia en Áulide  410 a. C.;
  • Las Bacantes  406 a. C.;