Resumen del libro Bola de Fuego

Resumen del libro Bola de Fuego

Resumen de Bola de Fuego (Firewall)

Libro de John Christopher, publicado en 1981, primer volumen de la trilogía

Sinopsis del argumento

Simon era un chico inglés, alto con sus miembros huesudos, moreno y con ojos castaños, al que no le hacía ninguna gracia tener que pasar las vacaciones con su primo americano y mucho más inteligente, Brad. Este era mucho más bajito y más débil que él, pero era rubio, con ojos azules y con una sonrisa dibujada siempre en su cara, cosa que Simon no soportaba.
A los dos les gustaba jugar al ajedrez, Simon pensaba que su primo no tenía ninguna opción de ganarle, pero una tarde decidieron echar una partida y Brad le ganó. Simon enfureció, y quería volver a jugar para demostrarle que él también podía ganar, pero en ese instante apareció la abuela de ambos que les pidió que sacaran a pasear a Tarka, la perrita.

Los dos salieron con Tarka y comenzaron a caminar, la casa estaba a las afueras y tenían un buen trozo hasta llegar a campo abierto. Al llegar a un prado, Tarka comenzó a correr hacia una colina, pero de repente se paró, y comenzó a aullar, se dio la vuelta y empezó a correr tan rápido que a Simon no le dio tiempo a cogerla. No entendían lo que le había pasado a la perra, pero de repente Brad llamó la atención de Simon, allí estaba lo que había asustado a Tarka, era algo esférico de dos a tres metros de diámetro, de un blanco cegador, deslumbrante.

Brad le comentó a Simon que creía que era una bola de fuego, que había leído sobre ello. La bola de fuego flotaba a unos metros de ellos, los dos con mucha cautela se acercaron para observarla, parecía inofensiva pero de repente, fue hacia ellos como un rayo y no tuvieron tiempo de reaccionar.

De repente los dos se despertaron tirados en la hierba del prado sin saber a ciencia cierta que les había pasado o mejor dicho, que les había hecho la bola de fuego. Miraron a su alrededor y lo único que sacaron en claro, es que la bola los había desplazado a otra parte del prado o eso creían. Se levantaron y comenzaron a caminar en busca del camino para regresar a casa. Después de caminar un rato y sin rastro del camino, vieron a lo lejos que se acercaban a mucha velocidad, unos hombres a caballo con unas vestimentas un tanto extrañas y gritando en un idioma que desconocían, en ese momento entendieron que la bola los había transportado a otra época.

Sin dudarlo empezaron a correr en dirección a un bosque donde poder refugiarse de sus perseguidores.
Brad, tropezó y cayó al suelo, Simon en lugar de intentar ayudar a su primo siguió hasta llegar a al bosque, donde pudo esconderse. Después de un rato, decidió salir a buscar a Brad, pero ni rastro de él. Así que comenzó a caminar, llegó a una casa pequeña en la que había una ventana por donde se podía ver el resplandor de una luz, se asomó por ella, vio que no había nadie, pero en la mesa había comida y como estaba tan hambriento entró y después de comer se quedó dormido.

A la mañana siguiente se dio cuenta de que no era una casa, si no una tumba, saltó por la ventana y en ese momento sintió dos manos en su cuello, que lo condujeron hasta una casa. Abrieron el portón del sótano y lo empujaron a dentro, todo estaba oscuro y lo único que pudo ver, fue a un hombre más viejo que él, muy delgado que no dejaba de hablarle en latín. Pasó la noche y a la mañana siguiente, a Simon y a su compañero, los sacaron del sótano, les ataron los pies y las manos y los subieron a un carro de caballos. Cuando el carro se detuvo, al bajar de él, Simon entendió donde estaba, era la antigua Roma e iban a venderlo como esclavo en la plaza.

Simon tuvo suerte, en lugar de venderlo como esclavo, lo reclutaron para formarlo como gladiador. Al llegar al cuartel, Bos, un hombre de unos cuarenta años, con barba canosa, más bajo que Simon pero con un pecho y unos brazos enormes, lo acogió bajo su supervisión. Bos era un veterano gladiador que le enseño todo los secretos para sobrevivir. Después de meses de entrenamiento, llegaron los juegos donde Simon tenía que demostrar delante del gobernador, que era un auténtico gladiador, pero a la hora de matar a su contrincante, no fue capaz y fue conducido a un calabozo hasta que decidieron gracias a Bos, que en lugar de echarlo a las fieras, lo venderían como esclavo.

Una vez en la plaza, empezó la puja por él, no tardaron mucho tiempo en comprarlo. Se le acercaron un hombre y un chico que ahora eran sus propietarios, la sorpresa fue, que el chico era su primo Brad. Simon no entendía nada, pero se alegraba de ver que su primo estaba vivo. Este le explicó que cuando lo capturaron en el prado, lo vendieron a Quintus Cornelius que era un hombre rico y cristiano que lo acogió en su casa como invitado, porque le había explicado que venía de otro mundo diferente al suyo.

Simon y Brad, se convirtieron en soldados del obispo Stephanus, un hombre de rasgos profundos, con la barba rizada y castaña con canas, con una mirada aguda. Era la típica mirada de alguien acostumbrado a dar órdenes. El obispo quería acabar con el gobernador y hacerse con toda Roma.
Después de reclutar a un ejército, consiguieron hacerse con Roma, pero Brad y Simon no querían seguir bajo el mando del obispo, así que se embarcaron hacía otras tierras en compañía de Bos y de Curtius, otro soldado que había luchado con ellos.

Resumen del argumento del libro Cazadores de sombras