Resumen de Olympia 4 La cinta roja

Resumen de Olympia 4 La cinta roja

Resumen del argumento, Olympia La cinta roja

Libro de Almudena Cid, 4º de la saga / serie Olympia

En efecto, esa novela es la cuarta entrega de la saga protagonizada por esta chica. Olympia, la protagonista de este libro, es una deportista que practica gimnasia rítmica. Va a un campeonato, a Rusia, con Clara. Junto con sus compañeros, Mario y Adrián, de gimnasia artística, son los representantes de España.

La cinta roja En el polideportivo se encuentran con gimnastas de diferentes países con las cuales van a competir. A Olympia, todo eso le parecía increíble.
Aprovechando el tiempo libre, Olympia, Clara, Mario y Adrián visitaban los lugares más emblemáticos de la ciudad.
Mario y Olympia parecían gustarse.
Olympia y Clara no tenían una buena relación por lo que a Olympia esa situación la ponía tensa y nerviosa. Ya que entre ellas no había buena empatía.
Poco a poco, la relación entre ellas, va cambiando, se relacionan cada vez más hasta que llegan a ser buenas amigas y consolidan su amistad.

El día de la competición, Olympia debe competir con pelota y cinta. Y Clara con mazas y aro. Olympia, con pelota, tuvo un buen ejercicio. En cambio con cinta, no fue del todo bien ya que su cinta era más corta de lo normal, por lo que le tuvieron que dejar una cinta que fuera reglamentaria aunque no tenía la suficiente habilidad con ella, y como el resultado de eso, el ejercicio no fue como ella se esperaba. En el momento de los premios, España obtiene el tercer puesto en el campeonato.

Por la noche, todos los gimnastas de los diferentes países se reúnen para hacer la despedida en la cena de claustro.
Es el momento de marchar hacia España. En el aeropuerto, Lucía, amiga inseparable de Olympia en la selección, esperaba a Olympia con los brazos abiertos. Al verse, se dieron un gran abrazo. Mario se despidió de Olympia con un beso.
Olympia explicaba a Lucía todos los buenos momentos que vivió en Rusia, fue una experiencia única para ella.

Resumen de Culpa mía